Esta tarde de Martes el alto tribunal ha fallado que sean los clientes quienes asuman finalmente el pago del impuesto sobre actos jurídicos documentados.

De este modo el alto tribunal corrige a la sección que innovó la doctrina y vuelve a la jurisprudencia anterior, favorable a las entidades bancarias.

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo ha decido por 15 votos a 13 rechazar los recursos presentados  y volver a la jurisprudencia que había estado vigente durante más de 20 años, y que fija que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) tiene que pagarlo el cliente. 

Aunque la decisión se ha adoptado ahora, el fallo no se dará a conocer hasta pasados unos días. Será entonces cuando se conozcan los detalles de las deliberaciones que han conducido a esta decisión.