En la practica de la oficina nos encontramos mucho el caso de empresas preocupadas por registrar su marca, pero en diversas ocasiones, advirtiendo entonces que las empresas confunden su marca con su nombre comercial.

En este artículo trataremos de dilucidar en qué consiste cada uno de estos dos signos distintivos, y explicaremos porqué es importante registrar ambos en la Oficina Española de Patentes y Marcas -en adelante OEPM-.

Empezaremos por definir ambos conceptos:

  • Una marca es un sino distintivo susceptible de representación gráfica que puede distinguir en el mercado los productos o servicios de una empresa de los de otra.
  • Un nombre comercial, sin embargo, es un signo susceptible de representación gráfica, que identifica a una empresa en el tráfico mercantil, y sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan las mismas o similares actividades.

Resumiendo, las marcas identifican productos el nombre comercial identifica empresas

La mayor duda surge cuando preguntamos ¿Tengo que registrar el nombre comercial cuando mi denominación esta registrada en el Registro Mercantil? Por supuesto que sí, porque el nombre comercial y la denominación social no son lo mismo.

Atendiendo a estas diferencias, entonces ¿por qué es importante registrar mis marcas y mi nombre comercial? Porque cuando registramos una marca o un nombre comercial adquirimos el derecho de uso en exclusiva. Nadie más, sin el permiso del titular de la marca o del nombre comercial, puede utilizar la misma marca para el mismo producto o servicio, ni puede utilizar el mismo nombre comercial para identificar a una empresa que desarrolle la misma actividad. No obstante, el uso en exclusiva tiene una duración de 10 años, si queremos prolongar su uso en exclusiva, tendremos que renovar la marca o el nombre comercial.

Sobre todo, en mercados dónde hay muchos competidores, y los productos o servicios que se comercializan son parecidos, las marcas y los nombres comerciales adquieren un gran valor, puesto que su misión es identificar y distinguir unos productos de otros. Y es bien sabido, que muchas veces ante dos productos iguales, la variable que decanta a un consumidor a adquirir un producto o servicio es la marca o el nombre comercial que va asociado al producto, servicio, o establecimiento.

De este modo, y para concluir, aconsejamos siempre registrar los signos distintivos, porque en situaciones de alta competencia, dónde destacar sobre los demás es crucial para poder ganar cuota de mercado, mantener las marcas y nombres comerciales registrados permitirá el uso exclusivo de dichos signos distintivos, haciendo únicos los productos y servicios comercializados, y distinguida la empresa que hay detrás de dicha experiencia de consumo.

Deja una respuesta

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.