Es el caso de un vigilante de seguridad que siente un gran dolor en el pecho y en el brazo durante una ronda de inspección pero continúa su actividad y cuando finaliza su jornada va a urgencias y es diagnosticado de una disección aórtica y fallece a las horas. Se ha de presumir como accidente laboral. Es cierto que fumaba 3 cajetillas diarias de tabaco, pero como los primero síntomas acaecen en tiempo y lugar de trabajo y no tiene antecedentes médicos de este tipo, no se puede soslayar que también el estrés de este trabajo puede ser desencadenante o coadyuvante del faltal episodio. STA TS 25-04-2018