Cuando una empresa comienza a tener problemas de solvencia, a acumular deudas, a no disponer de liquidez para hacer frente a los pagos y las perspectivas de la empresa no son optimistas, debe plantearse cuanto antes si se encuentra en situación de concurso de acreedores, con el fin de no agravar la situación económica de la empresa.

En este sentido, a continuación enumeramos varias situaciones en las que la empresa se encontraría en situación de concurso de acreedores y debería proceder a su solicitud:

Si quieres consultar más información acerca del concurso de Acreedores

Contacta con Nosotros

Falta de liquidez actual o inminente

Cuando una empresa no puede hacer frente a las deudas que tiene o prevé no poder cumplir con los compromisos de pago próximos.

El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones de la empresa o empresario

Impago e incumplimiento de los compromisos que tenga la empresa tanto económicos como contractuales.

Existencia de embargos por ejecuciones pendientes

Este punto puede afectar de una manera general al patrimonio de la empresa o deudor.

Es habitual que ante el incumplimiento de las obligaciones de la empresa, los proveedores de la empresa inicien reclamaciones judiciales de la deuda con las consiguientes ejecuciones, lo cual será un claro indicio de la situación de concurso de acreedores de la empresa.

Incumplimiento generalizado de obligaciones

Este punto se debe a alguna de las clases siguientes:

  • Las de pago de obligaciones tributarias exigibles durante tres meses.
  • Las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante un periodo de tres meses.
  • Las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a tres mensualidades.

Todas estas situaciones indican la existencia de situación de concurso de acreedores, disponiendo el deudor de un plazo de dos meses para la solicitud de concurso de acreedores desde la concurrencia de cualquiera de ellas.

Si estás dudando sobre si tu empresa o negocio se encuentra en situación de concurso de acreedores, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, el incumplimiento de la solicitud de concurso de acreedores en el plazo de dos meses indicado podría tener graves consecuencias para el administrador o empresario