El concurso de acreedores tal y como hemos adelantado en otros de los artículos publicados en nuestra web es una medida o instrumento jurídico a través del cual se buscan soluciones en momentos en los que los empresarios profesionales no pueden atender de forma regular a las obligaciones que son propias de su actividad. 

Es decir, es una medida que pone solución a la imposibilidad de pago por parte del empresario a sus acreedores, ante su situación de insolvencia económica. A través del concurso, los acreedores a los que no se  puede pagar, se les tratará conforme al principio de igualdad, de forma que no exista prioridades ni preferencias entre los acreedores con la misma calificación.

Si quieres consultar más información acerca del concurso de Acreedores

Contacta con Nosotros

¿Cuáles son las fases del Concurso de Acreedores?

El concurso tiene seis fases principales:

1.FASE COMÚN O DE DECLARACIÓN DEL CONCURSO

El concurso siempre comienza con la solicitud de su declaración, bien por parte del deudor (concurso voluntario) o bien, por parte de alguno de sus acreedores u otros sujetos (concurso necesario). 

Una vez realizada la solicitud, el juzgado competente realizará actuaciones previas dirigidas a comprobar la existencia de insolvencia del deudor.

Si durante el transcurso de las actuaciones de comprobación, se estima la concurrencia de  insolvencia económica del deudor, el juez dictará auto declarando el concurso.

Una vez dictado el auto, y con el fin de evitar que la situación patrimonial del deudor empeore, el juez nombrará un administrador concursal que disponga y administre los bienes del deudor. 

2.DETERMINACION DE LA MASA ACTIVA

El fin de esta fase es determinar los bienes y derechos que integran el activo del deudor y de la misma forma identificar a sus acreedores.

La determinación de la masa activa trata de averiguar qué bienes están en poder del deudor, determinar aquellos que no son suyos y reintegrar al patrimonio del deudor aquellos bienes que hayan salido de su patrimonio indebidamente durante los dos años anteriores a la declaración del concurso de acreedores.

3.DETERMINACION DE LA MASA PASIVA. 

El administrador concursal, determinará los acreedores del deudor,  mediante el reconocimiento de sus créditos, los cuales serán clasificados atendiendo a su distinta naturaleza.

Los créditos serán clasificados en privilegiados especiales o generales, en ordinarios y subordinados, conforme a las normas del concurso, y en función de esa clasificación, los acreedores tendrán un orden y privilegio de cobro.

4.FASE DE CONVENIO O LIQUIDACIÓN

Son las dos opciones existentes de solucionar y finalizar el concurso.

El CONVENIO consiste en un acuerdo entre el deudor y sus acreedores sobre proposiciones de quita y/o espera para el pago de sus créditos, donde se estipula lo acordado por ambas partes, pero siempre protegiendo el interés de los acreedores, por ello, el acuerdo es sometido a aprobación judicial y del administrador concursal, debiendo cumplir unos quorum de aprobación en función de las propuestas de quita y/o espera de la empresa concursada.

La opción alternativa, se trata de la LIQUIDACIÓN, la cual solo tiene lugar si no prospera ningún acuerdo entre la empresa y los acreedores, o si la empresa no tiene viabilidad alguna de continuación. En esta fase se procederá a liquidar todos los activos de la concursada, con el fin de pagar a los acreedores con lo que se consiga.

5.CALIFICACION DEL CONCURSO

En esta fase se determinan las causas que han llevado al deudor a su situación de insolvencia, con el fin de identificar posibles conductas negligentes por parte del administrador.

El concurso podrá ser calificado como fortuito o culpable, esta última calificación prosperará en caso de existir conductas culpables por parte del administrador o algún socio que hayan provocado un agravamiento de la situación de insolvencia de la empresa.
En Rives & Lozano, contamos con economistas, auditores y abogados, expertos en la materia para asesorarte si consideras que como empresario estas o es probable que tu situación económica se encuentre un momento difícil y no puedas hacer frente al pago de tus acreedores.